Osirión: El tempo de los dioses gigantes

266
Osirión: El tempo de los dioses gigantes
KELLEPICS / Pixabay

El Antiguo Egipto es una de las civilizaciones que más ha logrado fascinar a la sociedad, principalmente por sus grandes edificaciones, sus monumentos y por el gran misterio que se oculta en ellos. Son muchos los arqueólogos e investigadores que han dedicado su vida a trabajar en las regiones más remotas de Egipto para tratar de desentrañar todos lo que se oculta en estos lugares.

Una de las construcciones del Antiguo Egipto que ha fascinado al Consejo de Antigüedades Egipcio es el Osirión que se encuentra en Abydos, y que tanto su fecha de construcción como los secretos que guarda en su interior son realmente asombrosos.

Abydos en Egipto

La ciudad de Abydos fue uno de los centros más influyentes del Alto Egipto, y es una de las regiones donde más se han localizado diferentes construcciones como templos y monumentos que tienen miles de años de antigüedad. Este lugar, además de ser conocido como el sitio donde se originó la primera dinastía de Egipto, era un centro de culto muy popular en su época, ya que allí se adoraban a los dioses.

De acuerdo a las investigaciones realizadas, Abydos era la región principal donde se adoraba al dios Osiris, que era considerado como el señor del mundo terrenal, por eso es común encontrar en este lugar muchas referencias a esta deidad egipcia.

Mitología egipcia

 

De acuerdo a la mitología egipcia, Set, que era el dios de las tierras áridas, decidió enfrentarse a su hermano Osiris, que era el de los territorios fértiles. Durante el enfrentamiento, Set venció a su hermano y decidió descuartizarlo en 14 partes.

Isis, la esposa de Osiris, encontró su cabeza en Abydos, y por eso se declaró ese lugar como un sitio sagrado y de adoración, y esto hizo que se erigieran varios templos con el propósito de rendirle culto a esta deidad.

Según la mitología, la cabeza de Osiris se encuentra en el interior del Osirión.

El Osirión y el templo de Seti I

Uno de los lugares más extraños de todo Abydos es sin duda alguna el Osirión, que de acuerdo a la egiptología, es la tumba de Osiris. Para poder llegar al Osirión hay que atravesar primero el Seti I, que es considerado como el templo de Osiris.

Estas dos construcciones son de gran objeto de interés para los investigadores, pero principalmente el Osirión, debido a que hay una serie de cuestiones que hacen pensar que es una edificación sumamente antigua y cuyo origen es totalmente desconocido.

Construcción y estilo arquitectónico del Osirión

El Osirión es una edificación que le genera mucha curiosidad a los investigadores, ya que hay algunos aspectos que parecen indicar que es un templo bastante antiguo. Lo primero es la construcción del Osirión, ya que a pesar de estar al lado del templo de Seti I, se encuentra aproximadamente entre 8-15 metros por debajo del mismo, sin ninguna razón aparente.

El templo de Seti I data del año 1290 a.C. así que, si el Osirión se encuentra por debajo de éste, entonces debe ser mucho más antiguo.

Lee También: El Antiguo Egipto y la conexión con deidades alienígenas

Si el Osirión fue construido cuando el estrato superior de la tierra tenía ese nivel, eso quiere decir que su origen puede ser entre el año 11.000 y 12.000 a.C. mucho antes de que ocurriera la desglaciación y por lo tanto el nivel de las aguas era mucho más inferior.

De manera que a medida que pasaron los años, los sedimentos comenzaron a acumularse de manera gradual hasta esconder por completo al Osirión. Es tan antiguo este templo, que en la actualidad no es posible acceder a él en su totalidad por causa del nivel freático.

Además, el estilo arquitectónico del Osirión y sus materiales tampoco coinciden con los del templo de Seti I, por lo que refuerza mucho más la hipótesis de que son construcciones realizadas en tiempos totalmente diferentes.

En todo Egipto no hay construcciones que se parezcan al Osirión ni a su grado de precisión en cuanto a la construcción de diseño, pero si hay templos parecidos a éste ubicados en otras regiones del mundo, como por ejemplo el Machu Pichu en Perú.

Toda esta evidencia hace concluir que el Osirión fue construido en el tiempo antiguo cuando los gobernantes eran los gigantes semidioses, y es algo que cada vez está ganando más peso en la comunidad científica.

Los dioses gigantes

En el templo de Seti I hay una sala dedicada a los dioses gigantes, por lo que si se relaciona toda la evidencia del Osirión se ve una clara relación entre la construcción de este templo durante el tiempo de estos seres de gran tamaño.

En esa sala, en el lado izquierdo, se pueden leer los nombres de los Shemsu Hor que eran conocidos como “Los Seguidores de Horus” y que son descritos como semidioses de tamaño gigante y aspecto leónido, cuya fecha de llegada a Egipto habría sido en el año 11.000 a.C.

Aunque la egiptología señala que estos dioses gigantes son un mito, cada vez parece crecer el consenso entre los arqueólogos e investigadores que estos seres si existieron y que pueden conseguir las pruebas para demostrar la veracidad de esta afirmación.

La esfinge de Gizeh

De acuerdo a los investigadores, la esfinge que se encuentra en la meseta de Gizeh puede ser una representación realizada a estos dioses gigantes.

Muchos de los que la han visto han expresado que es un monumento imponente y aterrador al mismo tiempo, por eso es que los locales la bautizaron con el nombre de Abu Hoi, que significa “padre del miedo”.

La construcción y traza de esta esfinge hace ver que es muy similar a la del Osirión, y de acuerdo a las excavaciones realizadas en su foso, han determinado que los estratos más bajos datan del año 10.500 a.C. lo cual coincide con la posible fecha de edificación del templo antiguo.

Esto evidencia que es probable que los dioses gigantes sean los que le hayan dado forma a esta esfinge, y que la hayan construido como un momento que los representara a ellos ya que también tiene aspecto leónido.

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.