Efecto Lucifer: Resumen, Teorías y ensayos sobre la humanidad

1374
Efecto Lucifer: Resumen, Teorías y ensayos sobre la humanidad
Comfreak / Pixabay

El efecto Lucifer se manifiesta a diario cuando vemos en las noticias reportajes sobre hechos totalmente horribles que nos hacen preguntarnos qué tan lejos puede llegar la maldad humana.

Lo cierto es que la maldad humana ha sido estudiada por el área psicológica desde siempre, ya que es sorprendente observar sucesos trágicos, y mucho más cuando se trata de personas que se cree eran buenas y terminan haciendo cosas terribles.

De manera que todos estos estudios psicológicos han determinado que existe algo llamado el Efecto Lucifer y que está relacionado directamente con la maldad de las personas.

¿Qué establece el efecto Lucifer?

¿Qué establece el efecto Lucifer?

El Efecto Lucifer establece que existe un proceso de transformación en la persona, donde pasa de ser un individuo bueno, normal e integrado, sin ningún tipo de problema, a ser una persona que es capaz de cometer un acto atroz.

Es importante esta distinción que hace el postulado de este efecto al establecer que se trata de una persona normal que pasa a cometer un acto malvado, sin necesariamente haber presentado algún trastorno mental o sin razón aparente.

El término de “Efecto Lucifer” fue establecido por el psicólogo Phillip Zimbardo, un investigador que escribió un libro sobre esta patología y se dedicó a hacer estudios con respecto al comportamiento humano.

¿Cómo ocurre el efecto Lucifer?

¿Cómo ocurre el efecto Lucifer?
geralt / Pixabay

De acuerdo al postulado del Efecto Lucifer, una persona puede ser capaz de perder toda su humanidad y por lo tanto proceder a cometer actos violentos por causa de un desencadenante.

Este desencadenante puede ser cualquier cosa, bien sea un hecho concreto que haya vivido la persona, o una situación que esté atravesando.

Los sociólogos establecen que el mal es el resultado de una serie de mecanismos psicológicos aunados a la situación social y relacionados con el momento que está viviendo la persona.

El Efecto Lucifer explica que es probable que una persona que esté viviendo una determinada circunstancia social y estructural sienta la obligación de cruzar la línea que lo lleve a cometer un acto vil o cruel.

El experimento en la Universidad de Stanford

Phillip Zimbardo llevó a cabo un experimento en 1971 en la Universidad de Stanford para poder poner a prueba su teoría del Efecto Lucifer. Esta investigación se convirtió en una de las más famosas y controvertidas de su carrera.

El objetivo de este experimento era comprender la psicología social de las prisiones y los conflictos que se producían en esa clase de lugares.

De manera que el experimento consistió en una prisión ficticia donde se designaron roles de guardias y prisioneros entre las personas que se habían ofrecido como voluntarias para la investigación.

Los voluntarios eran estudiantes de la Universidad y todos fueron seleccionados por sus características de bondad, sociabilidad y altruismo.

El experimento fue llevado a cabo en el sótano de la Universidad, el cual fue acondicionado para que luciera como una prisión real, y tanto a los prisioneros como a los guardias se les fue asignado el equipo y vestimenta necesaria.

Los prisioneros fueron sometidos a condiciones duras y deshumanizantes, y los guardias demostraron actitudes de sadismo que incrementaban a diario, por lo que a medida que fueron transcurriendo los días, la situación comenzó a salirse de control hasta el punto de que se presentó un motín y el experimento tuvo que ser cancelado.

Sin embargo, esta investigación logró demostrar que cualquier persona puede sacar su lado malvado bajo una determinada circunstancia. Zimbardo expresó que es posible inducir a una buena persona a actuar con maldad.

Procesos psicológicos del Efecto Lucifer

Procesos psicológicos del Efecto Lucifer

geralt / Pixabay

Son muchos los procesos psicológicos que intervienen en el Efecto Lucifer y que hacen que una persona que demuestra ser buena termine cometiendo actos viles y crueles.

Uno de estos procesos psicológicos es la presión grupal, ya que en un determinado entorno donde se quiera ser aceptado, a veces terminamos haciendo actos que van en contra de nuestra ética y valores.

Lee También: ¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?

Otro de los procesos psicológicos que se ven involucrados en esta patología es la obediencia a la autoridad, ya que una persona es capaz de cometer un acto malvado si es justificado u ordenado por una persona que tenga un cargo mayor o tenga más jerarquía.

La desconexión moral es otro proceso que atraviesa una persona buena que comete un acto malvado, ya que comienza a integrar comportamientos que van en contra de sus principios y comienza a considerarlos como algo bueno.

Esto significa que una persona puede cometer un acto atroz y aun así considerar que es algo aceptable.

Todos podemos ser malvados

El tipo de experimento llevado a cabo en la Universidad de Stanford, y algunos hechos que vemos cotidianamente donde una persona aparentemente normal puede volverse en un ser ruin y despiadado nos hacen darnos cuenta de que cualquier persona puede ser malvada.

Esto significa que la maldad no está encasillada en un determinado grupo de personas, sino que, bajo un determinado contexto cultural o sociológico, todos podemos sucumbir ante la crueldad y sacar lo más malvado de nuestro ser.

Cuando nos encontramos bajo una circunstancia determinada donde somos presionados por el grupo social o somos obligados a hacer algo que consideramos incorrectos, solo basta con dar un pequeño paso para convertirse en una persona que sea capaz de actuar con sadismo, abuso y crueldad.

¿Cómo puede contrarrestarse el efecto Lucifer?

Lo importante de conocer esta serie de conceptos psicológicos como el Efecto Lucifer es poder contrarrestar su incidencia en nuestro ser para así disminuir los comportamientos que no son aceptables ni buenos.

Como se ha podido observar, hasta las personas más buenas son capaces de convertirse en personas malvadas, por lo que nadie está exento de esta patología.

Ese lado perverso al que todos tenemos la posibilidad de cruzar si las circunstancias de la vida nos influyen debe ser contrarrestado con la determinación individual y con valentía.

Cada persona debe tener la capacidad de actuar moralmente y dejarse guiar por sus propios principios morales que deben ser inalterables. Todos tenemos la capacidad de ser malvados o de ser nobles, la diferencia está en aquellos que son capaces de respetar los límites que se establece y tener autocontrol.