La verdad detrás de la magia blanca, tarot y mediums

69
La verdad detrás de la magia blanca, tarot y mediums
Pexels / Pixabay

Unos dicen que es buena y otros alegan que cualquier tipo de magia es contraria a los mandamientos de Dios, sin embargo, bajo un punto de vista genérico, la magia blanca hace referencia a todas las prácticas que han sido realizadas desde hace muchos años y que la sociedad ha aceptado sin ningún tipo de problemas, por ejemplo, la lectura del tarot, del tabaco, mediums, etc. la magia blanca es un claro antónimo de la magia negra, la cual es bastante conocida por llevar a cabo rituales con animales y simbologías que hacen alusión al diablo.

En el pasado existieron muchas personas con dones espectaculares que usaban para hacer el bien mediante pociones, lectura del aura, presente y futuro de diferentes individuos, hechizos de sanación o rituales blancos para atraer a los seres amados. Estos sujetos eran conocidos como magos, brujos, médiums o tarotistas. Sus prácticas comenzaron siendo ocultas debido al miedo que generaban en las demás personas de los distintos pueblos del mundo, pero con el pasar de los años, estas se fueron normalizando hasta llegar al punto de convertirse en un negocio o forma de vida.

El tarot como magia blanca

Es normal llegar a pensar que el tarot forma parte de la magia negra, después de todo, algunas personas desconocen su origen y lo que este realmente hace. El tarot es solo uno de los tantos métodos de adivinación que existe en el mundo, no tiene ningún tipo de beneficio y tampoco perjudica a la persona que se está leyendo las cartas, simplemente le abre un camino más claro y preciso, de manera que sepa qué es lo que le depara su futuro y cuales son las decisiones que este debe tomar para que siga su curso o, en caso de no estar de acuerdo, cambiarlo.

El futuro es incierto y subjetivo, una decisión puede cambiar totalmente su curso y precisamente esa es la opción que brinda el tarot. Estas prácticas pueden combinarse con otras más espirituales y recomendar una serie de rituales o baños especiales que atraigan la buena suerte, el amor, la prosperidad e incluso la felicidad. El tarot no es malo, al contrario, forma parte de una de las magias blancas más antiguas, por eso hay tantas personas dispuestas a aprender este hermoso arte y se encargan de ayudar a las demás personas. Unas lo hacen gratuitamente y otros le colocan un precio, de cualquier manera, vale la pena.

La brujería como una rama de la magia blanca

Cuando se habla de brujería las personas tienden a pensar en rituales, hechizos malignos y ese tipo de cosas que son más de la magia negra que de la blanca. Es importante destacar que en la magia blanca, la brujería tiene muchísimo protagonismo porque con ella se puede hacer ceremonias de sanación, bien sea para curar una enfermedad leve o de esas que no tienen cura por ser muy avanzadas. Existen un sin fin de casos milagrosos en las que los ritos de sanación han salvado la vida de personas alrededor del mundo.

También están esos cultos especiales en los que se ahuyentan las energías negativas y a los entes maliciosos. Con ellos casi nunca es necesario realizar algún tipo de simbología, solo se necesita de algunas frutas, ramas o flores, velas y oraciones especiales de acuerdo al tipo trabajo que se va a realizar, por ejemplo, ritual para alejar las malas energías, otro para ahuyentar a los espíritus violentos, otro para atraer la paz, armonía y sabiduría y, el más empleado, ritual para atraer el amor verdadero. Con este último se pueden realizar diferentes prácticas, no solo con frutas u oraciones, sino con objetos especiales.

Los mediums y su importancia en la magia blanca

Mediante estas personas se puede hablar con seres queridos que han pasado al plano astral o que simplemente se encuentran vagando en lo que se conoce como el Limbo. Los mediums son sujetos indispensables en la magia blanca porque con ellos se puede combatir a la magia negra de diferentes maneras, por ejemplo, si hay personas que tienen problemas en sus hogares porque hay espíritus malignos molestando, se lleva a un médium para que este canalice las energías y hable directamente con los espíritus para saber qué es lo que quieren y hacer que se vayan.

Hay espíritus que son sumamente fuertes y violentos, entonces el médium tiene que llevar a cabo una serie de rituales especiales para sacar a esas entidades negativas del lugar y levantar protecciones sobrenaturales para evitar que estos o cualquier otro ente vuelva al plano terrenal. No todas las personas tienen la capacidad de llamarse médium y no se trata solo de hacer que los muertos entren en el cuerpo del médium o de hablar con ellos, se trata de verlos, sentirlos y escucharlos. No es un don fácil de manejar, pero una vez que se aprende a controlarlo, se puede utilizar para hacer el bien.

Los dioses dentro de la magia blanca

Las civilizaciones antiguas practicaban diferentes ceremonias de magia blanca para llamar a sus dioses. De los dioses griegos, por ejemplo, la más aclamada era Afrodita debido a los favores que concedia en el amor y en la belleza, sin embargo, eso no impedía que el resto de personas adoraran a los demás dioses del Olimpo, entre ellos, Zeus, Poseidón, Atenea, etc. En la mitología y religión egipcia también se mencionan a una serie de dioses que marcaron la vida de esa antigua civilización. Ra, Osiris y Anubis con unos de los tantos dioses que eran invocados mediante ceremonias y ritos.

Cada uno de ellos ayudaba a su pueblo en la fertilidad de la tierra y, por consiguiente, en la humana. Los favores fueron concedidos y posteriormente pagados con ofrendas. Son considerados pilares de la magia blanca por la bondad que profesaban y las características de los ritos. De hecho, aún en la actualidad se llevan a cabo alguno de ellos en diferentes lugares del mundo, no solo es su país de origen. Desde un punto de vista bastante genérico, la magia blanca aboca más que toda a Diosas, asociando a la mujer no solo con la belleza, sino con la maternidad y amor.

La evocación e invocación en la magia blanca

Es importante saber la diferencias de ambas prácticas, pues aunque parezcan similares, en realidad se llevan a cabo con diferentes fines. La evocación se emplea para llamar a una entidad determinada, allí el médium se encarga de hablar con el espíritu cumpliendo con una serie de reglas que solo ellos pueden seguir para hacer que el ente diga lo que quiere o, en el caso de que esté perturbando la paz de las personas, que se vaya. Con la evocación lo que se busca es que el espíritu muestre qué es lo que puede hacer.

La invocación no es más que la petición de algo al ente, allí no se lleva a cabo ninguna presencia, puede que se sienta la energía del espíritu, pero este se materializa como en la evocación. Para que se logre la invocación, es necesario portar una serie de talismanes, amuletos o protecciones especiales creados por el médium. Se reza y se pide a ese ser que cumpla con las peticiones que se han hecho. En la evocación se piden las descripciones de ese ente y en la invocación se utilizan para tener más precisión en la oración.

Es bastante común que ambas se confundan, pero ahora que finalmente se conoce la finalidad de cada una, se pueden utilizar para su propio beneficio en caso de que se quieran hacer un ritual para llamar espíritus.

¿Cómo se accede a la magia blanca?

La magia se puede invocar de diferentes maneras, si se es principiante, se puede acudir a un sin fin de libros sobre magia blanca para aprender cómo invocarla, manejarla y despedirla. Con las oraciones a San Cipriano se puede abrir el portal de la magia blanca y obtener los dones de la clarividencia. Por otro lado, se puede acudir con diferentes personas que practiquen la magia blanca y pedirle ayuda directamente a ellos, de manera que alguien con experiencia los guíe por el camino correcto y no se confundan las intenciones.

Una vez que se entra en este mundo, se es susceptible de caer en situaciones complicadas, ver la maldad de primera mano y querer combatirla. En muchos casos las personas comienzan practicando la magia blanca y luego aprenden de la negra. Esto no es malo, siempre es bueno mantener un equilibrio entre el bien y el mal, pero es importante mantener los límites para permanecer en la luz y no en la oscuridad. Los mundos tienen brechas muy delgadas, por eso es imperativo mantener nuestras prioridades de frente y no olvidarlas jamás.

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.